Soluciones

Apuntamos a la adquisición de terrenos que sean prioritarios para el Picaflor de Arica, con la finalidad de generar áreas de conservación denominadas micro reservas, manteniendo la vegetación y condiciones nativas del lugar. Destacando que estos lugares son estratégicos ya que en ellos se encuentra habitando actualmente el Picaflor de Arica.

Solución 1

Posibilidad de llevar a cabo actividades económicas compatibles con la flora y fauna del lugar. Implementado corredor biológico (espacio geográfico delimitado) que proporciona conectividad entre paisajes y hábitats naturales o modificados, permitiendo conservar la composición, estructura, movimiento y colonización de los individuos con lo que se previene la extinción local de poblaciones, función de ecosistemas y diversidades biológicas.

Solución 2

Trabajar junto a la comunidad para obtener Buenas Prácticas Agrícolas en relación a esta materia. Para superar las deficiencias en el uso y manejo de plaguicidas, creando instancias de capacitación con el fin de saber identificar los aspectos generales asociado al manejo y uso de plaguicidas, como también la normativa legal vigente, los distintos grupos de plaguicidas, situaciones de riesgo para la salud, las condiciones de manipulación y formas de aplicación.

Amenazas actuales y potenciales

 

El Picaflor de Arica (Eulidia yarellii) está clasificado actualmente como en peligro crítico de extinción según la UICN y BirdLife Internacional. Esta clasificación está basada en su rango de distribución pequeño y la disminución de su población. El picaflor se conoce de los valles de Lluta, Azapa, Vitor y Camarones en el norte de Chile. Desde el 2007, su población ha disminuido precipitadamente. Cristian Estades y su equipo de trabajo ha estudiado y monitoreado este Picaflor anualmente desde el 2003. En el 2003 estimaron la población en 1.539, 1.256 en el 2007, 377 en el 2009. Desde el 2010 la estimación anual ha estado entre 400 y 500 individuos. La especie ha desaparecido casi completamente en los valles de Azapa y Lluta. Se han planteado dos hipótesis no excluyentes para explicar la reducción en la abundancia del picaflor de Arica descritas a continuación.

Amenaza 1
Pérdida Y Degradación Del Hábitat por actividades agrícolas

100% es el porcentaje aproximado de la población total afectada por actividad agrícola, factor que domina el retroceso de la población del Picaflor. Numerosos sitios donde existían territorios del Picaflor, como el Valle de Azapa, fueron talados o quemados con el fin de transformarlos en zonas de cultivos de tomates, viveros o cubiertos con desechos, además de la no regulación o estandarización del uso y las extensiones de las mallas anti-áfidas, perdiendo drásticamente su hábitat. Considerando la altísima tenacidad al sitio de esta especie, los individuos parecen no responder adecuadamente al deterioro de su hábitat. Así, cuando las condiciones ambientales decaen, el picaflor de Arica permanece en el lugar hasta el último momento.

Amenaza 2
Deficiencias En El Uso Y Manejo De Plaguicidas

Deficiencias en el uso y manejo de plaguicidas en diferentes actividades económicas que se realizan en el Valle de Azapa. Porcentaje aproximado de la población de picaflores total afectada es del 100%. Para comprender el actual escenario del Picaflor de Arica el mayor impacto se observa en el valle de Azapa, este es un claro ejemplo de las malas prácticas que se pueden llevar a cabo en la agricultura si no se realiza de forma responsable y con el conocimiento idóneo sobre la aplicación de plaguicidas amigables con el medio ambiente. Este es un problema de gran importancia sobre el cual no existe más que información anecdótica como registros de picaflores muertos después de aplicaciones.


Equipo ONG Picaflor de Arica

Karolina Araya

Fundadora y Directora de ONG Picaflor de Arica. Médico Veterinario de la Universidad de Concepción. Su interés por las aves, nació a través de los diversos voluntariados realizados junto a la unión de ornitólogos de Chile.

Erick Leiva

Profesor de Historia y Geografía de la universidad de Concepción. Se unió a nuestro equipo el año 2016, colaborando activamente en el ámbito de Educación Ambiental

Masiel Menares

Ingeniera en Prevención de Riesgos, Calidad y Medio Ambiente. Colabora activamente en asistencia técnica y plataformas virtuales de nuestra ONG.

Ronny Peredo

Biólogo Marino de la Universidad Arturo Prat, especializado en ornitología y fauna silvestre. Participa en nuestro equipo transmitiendo su experiencia y conocimientos científicos plasmándolos en terreno.

Ivan Salas

Profesor de Lenguaje y Comunicación. Se unió a nuestro equipo el año 2017, colaborando activamente en las estrategias de trabajo de nuestra ONG.

Contáctanos

Escríbenos

Nuestra dirección